Certificación Energética

El real decreto 235/2013 establece que a partir del 1 de junio de 2013, cuando se construyan, vendan o alquilen edificios o unidades de éstos, el certificado de eficiencia energética o una copia de éste se deberá mostrar al comprador o nuevo arrendatario potencial y se entregará al comprador o nuevo arrendatario.

El promotor o propietario del edificio o de parte del mismo, ya sea de nueva construcción o existente, será el responsable de encargar la realización de la certificación de eficiencia energética del edificio. También será responsable de conservar la correspondiente documentación. Deberá presentarlo, en su caso, al órgano competente de la Comunidad Autónoma en materia de certificación energética de edificios, para el registro de estas certificaciones en su ámbito territorial, y guardar copia en el Libro del edifico, en caso de ser éste de aplicación, o custodiarlo en su poder.

 El certificado de eficiencia energética contendrá: 

– Datos de identificación del edificio y del técnico certificador

– Indicación del procedimiento reconocido utilizado

– Referencia de normativa de eficiencia energética vigente en el momento de su construcción

– Descripción de las características energéticas del edificio

– Calificación expresada mediante la etiqueta de eficiencia energética

– Documento de recomendaciones técnicamente viables para la mejora de los niveles óptimos o rentables de la eficiencia energética del edificio o parte de este

– Descripción de las pruebas y comprobaciones llevadas a cabo

– Cumplimiento de los requisitos medioambientales exigidos a las instalaciones térmicas.

Certificado de eficiencia energética en edificios de nueva construcción

El proceso de certificación en estos casos consta de dos fases:

– El certificado de proyecto, redactado por el autor del proyecto, y que quedará incorporado al proyecto de ejecución o de sus instalaciones térmicas. El programa informático que se emplea para la opción general, es Calener VYP o Calener GT, según la tipología del edificio. Para la opción simplificada se podrán usar las aplicaciones CERMA, CE2 y CES.

– El certificado de edificio terminado, redactado por la dirección facultativa, expresará que el edificio ha sido ejecutado de acuerdo con lo establecido en el proyecto de ejecución y en consecuencia se alcanza la calificación indicada en el certificado de eficiencia energética del proyecto. Cuando no se alcance tal calificación, en un sentido u otro, se modificará el certificado de eficiencia energética inicial del proyecto en el sentido que proceda.

Certificado de eficiencia energética en edificios existentes

El certificado de eficiencia energética de un edificio existente será suscrito por técnico competente, que será elegido libremente por la propiedad del edificio.

Los programas informáticos que se emplean para obtener la certificación son: Calender VYP, para la opción general, y CE3 y CE3X, para la opción simplificada.

 Control de los certificados de eficiencia energética

El órgano competente de la Comunidad Autónoma en materia de certificación energética de edificios establecerá y aplicará un sistema de control independiente de los certificados de eficiencia energética.

Cuando la calificación de eficiencia energética resultante de este control externo sea diferente a la obtenida inicialmente, como resultado de diferencias con las especificaciones previstas, se le comunicará al promotor o propietario, en su caso, las razones que la motivan y un plazo determinado para su subsanación o presentación de alegaciones en caso de discrepancia, antes de proceder, en su caso, a la modificación de la calificación obtenida.

 Validez, renovación y actualización del certificado de eficiencia energética.

El certificado de eficiencia energética tendrá una validez máxima de diez años, estableciendo el órgano competente de la Comunidad Autónoma en materia de certificación energética, las condiciones específicas para proceder a su renovación o actualización, siendo ésta responsabilidad directa del propietario.

El propietario podrá proceder voluntariamente a su actualización, cuando considere que existen variaciones en aspectos del edificio que puedan modificar el certificado de eficiencia energética.